Ruta: Ise

Ruta: Ise

En los próximos posts compartiré algunas rutas que realicé en mi último viaje a Japón, del que por cierto no publiqué nada. Hoy comienzo por una ruta a la maravillosa zona de ISE. La ruta la propongo saliendo desde Nagoya que fue una de mis bases este pasado verano, pero podéis variar el origen a vuestro gusto.

Vamos a madrugar un poco y tomamos como punto de referencia la estación central de Nagoya. Desde la estación de Nagoya y siguiendo sus indicaciones nos desplazamos hasta la estación KintetsuNagoya, a través de una zona comercial subterránea y siguiendo las señales. Una vez allí cogemos este tren:

Que nos deja en Toba, ciudad vecina de Ise, y donde visitaremos la isla de las perlas Mikimoto. Llegar a la isla es un breve paseo desde la estación, hacia el sur, pasando por esa gasolinera:

 

Avistaremos ese puente que es el que tenemos que coger, ya que eso tan cercano es la isla de las perlas.

 Este es el mapa:

La isla, como ya he comentado tiene una enorme joyería Mikimoto, donde además de sus diseños internacionales también tienen a la venta los productos de su departamento de perfumería y cosmética que está creando furor, ya que son productos con calcio extraído de las mismas perlas Mikimoto.

Otra de las atracciones de esta isla de las perlas son las famosas mujeres buzos llamadas “Ama” que hacen exhibiciones regulares del proceso tradicional en vivo con sus característicos trajes blancos. Además de todo esto podremos encontrar unos hermosos jardines, un pequeño templo y por supuesto varios restaurantes donde comer. El acceso al museo cuesta unos 1500Y.

 Mi idea es estar en esta isla como mucho hasta las 12, entonces coges tren hacia Futaminoura:

Y venimos aquí para visitar las MEOTO IWA, son dos rocas que sobresalen del mar unidas por una gran cuerda shimenawa y la mayor de ellas con un torii en la cima. Son las Meoto Iwa, las rocas casadas. Representan los dioses Izanami e Izanagi que bajaron a Japón después de crearlo aunque en general se ve como un monumento al matrimonio. El lugar es muy bonito, con la marea baja en según que momentos, se puede llegar a pie y  las rocas no se encuentran separadas por el agua mientras que con la marea alta sí que lo están y no se puede bajar a verlas de cerca. Lo mejor es coger sitio para ver amanecer y observar como el sol sale de entre las piedras una mañana veraniega con el tiempo claro, a veces se puede ver hasta el Monte Fuji a lo lejos.

El santuario Futamigaura hace las veces de mirador, los torii del templo se divisan desde lejos. Hay uno en particular que da justo a las rocas, donde hay unos pequeños aros hechos de paja o algo así con papelitos shide para escribir nuestros deseos.

Muy cerquita tenemos también el Okitama-jinja, un templo a las ranas donde hay una fuente llena de ellas y además, también se les puede hacer ofrendas,  consideradas sagradas. También hay esculturas en las rocas cercanas al Meoto Iwa y es curioso ver tantas ranas por allí. En japonés rana se dice “kaeru”  y se lee igual que “volver” así que se usa para pedir que alguien vuelva sano y salvo o para solicitar que nos vuelva la fortuna si tenemos una mala  racha.

Para llegar a las rocas podéis bajaros en la estación Futaminoura y a 15 minutos caminando en dirección al mar os encontraréis con el templo y las rocas casadas. Pues eso, 15 minutos hacia el mar (1km 100m).

O sea, saliendo de la estación vamos al norte hasta llegar a la carretera:

Una vez aquí cogemos la avenida al nordeste:

Y avanzamos hasta que a nuestra izquierda veamos este acceso (hacia el norte):

Ya estamos cerca, llegamos a la playa (hacia el norte) y paseamos hasta llegar a las rocas:

Tras cotillear y contemplar volvemos a la estación.

Una vez en la estación de Iseshi  vamos a adquirir un BonoBus turístico llamado CAN bus o Sanco Bus, que para en los puntos de interés (Geku o capilla interior, Naiku o exterior, Edo Wonderland, las rocas Meoto Iwa y Toba) por un precio de 1000Y el día. El bus sale cada hora y la parada que nos interesa ahora es la de Naiku Mae.

Aunque ya hemos estado en Toba y Meoto Iwa  no es una mala opción. Otra opción es coger de entre los autobuses Mie Kotsu los nº 51 o 55 con destino a Naiku-mae y bajaros en la estación de Jingujaujan Mae tras un trayecto de 15 minutos en bus. Otra sería coger un taxi, y decirle al taxista que queremos ir a おはらい町 (Okaraimachi). El objetivo es llegar al sitio más importante de todo Ise, el Naiku o templo interior, pero es que antes de este existe una calle llamada Okaraimachi.

Este es un barrio que se encuentra al lado del Santuario Interno del Ise Jingu, es como un paseo de acceso a dicho santuario interno a lo largo de un kilometro rodeado de casas tradicionales japonesas.  Y al final de este paseo encontraremos el corazón de Oharaimacho, llamado Okage-Yokocho, situado justo enfrente del Torii (o puerta sagrada) que da acceso al Naiku o santuario interior de Ise. En Okage-Yokocho se conservan es una zona comercial donde encontrarás más de 50 tiendas y restaurantes que recrean edificios del periodo Edo Y Meiji. Muchos de los negocios que encontrarás aquí han pasado de generación en generación hasta llegar a hoy y han subsistido gracias a los visitantes del Ise Jingu.

Tened en cuenta que muchos de estos establecimientos llevan sirviendo a peregrinos y turistas desde el siglo 19. Aunque el concepto de agrupar las tiendas y restaurar las casas se produjo en 1993 para revitalizar una zona que andaba en aquella época de capa caida. Y bien que ha funcionado ya que por su calle pasan actualmente 3 millones de visitantes.

Entre las especialidades regionales que puedes encontrar en los restaurantes y casas de comidas de la zona, se encuentra el akafuku “roja felicidad”, un dulce japonés hecho a base de arroz mochi y una pasta de guindilla. También puede degustarse los Ise Udon, fideos acompañados por una salsa muy especial, un poco más espesa que la salsa usual. Por supuesto encontrarás muchas otras variedades de comidas además de dango, cerveza, sake, mochi, perlas, helados, ostras… todo ello amenizado cada cierto tiempo con exhibiciones de tambores Taiko y demostraciones de Origami.

Obvia decir por la hora que en esta calle comeremos, pero no ese el objetivo, esta calle, como ya he dicho, desemboca en el Naiku o templo interior de Ise.

En Japón existen muchos lugares con antecedentes míticos, pero el lugar más sagrado de la antigua religión sintoísta es la ciudad de Ise en Honshu, no lejos de Kobe y Osaka. Allí hay, en una isla fluvial, un templo, llamado de Ise-jingu, que alberga un enigmático espejo de cristal fabricado por los dioses. Es el símbolo de la autoridad divina del tenno, el emperador japonés de turno. ¿Cómo llegó este objeto a ocupar un lugar tan destacado en una religión oficial? ¿Por qué acuden cada año ocho millones de peregrinos al lugar en que se halla la reliquia?

CAMINO DE LOS DIOSES

La religión ancestral de Japón, el sintoísmo (literalmente, “el camino de los dioses”), se remonta al culto a un gran número de dioses (kami) que habitan en todos los fenómenos de la naturaleza. En el centro de la mitología se hallan la diosa del sol, Amaterasu (ilustre persona que hace irradiar el cielo) y sus sucesores, que unificaron al pueblo japonés. El hijo del tataranieto de Amaterasu, Jimmu-tenno, aterrizó directamente del cielo en el sudeste de Kyushu y emprendió un arriesgado viaje de conquista al centro de Japón, donde fundó, en 660 a. de C., el imperio Yamato. De este modo se convirtió en el primero de los 125 tennos, cuya dinastía se mantiene en el trono hasta nuestros días y cuya estirpe se remonta por línea directa hasta la diosa del sol. El título de tenno (literalmente, ser divino) aparece por primera vez escrito en el año 677 d.C., en una inscripción hallada en colinas sepulcrales de las cercanías de Osaka.

 

EL ESPEJO CELESTIAL

Cuenta la leyenda que junto con Jimmu-tenno llegó a la tierra un espejo sagrado (Yata no Kagami), que durante muchas generaciones se conservó en el palacio imperial. En el siglo I a. de C., en la era del 10.º emperador japonés, Sujin-tenno, este símbolo de legitimación imperial fue trasladado por la princesa Mikoro a Kasanuinomura y, finalmente, bajo el reinado del emperador Suinin (4 a. de C.), a la ciudad de Ise, donde se guardó en un santuario erigido en una de las islas del río Isuzu, justo en el lugar en que Amaterasu se apareció por primera vez a los humanos.

Desde el siglo XIX el espejo sagrado, que originalmente sólo podían adorar los miembros de la familia real, puede ser venerado por todos los fieles del sintoísmo, pero ninguno puede verlo jamás. Por esta razón, desde hace siglos lo cubren sucesivamente de nuevos paños. La única excepción es el propio emperador, que una vez entronizado puede acudir a ver el enigmático espejo divino y tocar el testigo de su divinidad. Quizá algún día se permita a una comisión científica examinar el artefacto de los dioses, pero de momento lo que vaya a descubrir sigue siendo objeto exclusivo de la fantasía y de la fe.

Por lo tanto comemos, cotilleamos la calle, miramos algún souvenir, llegamos al templo,  lo recorremos con tranquilidad e imagino que ya serán alrededor de las 17:00. Es el momento de volver a la estación de Iseshi. Para ello usamos el mismo método que usamos para llegar, pero a la inversa. En el caso de haber llegado en taxi le enseñamos esto al taxista: (伊勢市駅, Iseshi-eki)

Pego diversos trenes de vuelta a Nagoya:

Y una vez en la estación no nos volvemos al hotel, si no que nos quedamos por la zona ya que hay un par de POIs interesantes, las JR Towers, Midland Square, Sky Promenade y Gakuen Spiral Towers.

 

JR TOWERS: Primera parada, la estación anda por debajo y lo primero que digo es que tiene un Starbucks… Así que conforme llegamos cafelito al canto. Además en medio tiene un centro comercial y entre los 3 edificios más de 40 restaurantes. Estas dos altas y majestuosas torres conforman la estación más grande de todo el mundo con un área de 446.000m2. Muchas de sus oficinas y dependencias están en las dos altas torres que se han construido sobre la planta baja, pero lo cierto es que los japoneses adoran construir hacia abajo. Este enorme y moderno complejo se terminó de construir en diciembre de 1999 y cerca de 1.140.000 personas pasan por aquí; todos los días convirtiéndola en la sexta estación más multitudinaria del país. El edificio de las torres en realidad consiste en una torre de oficinas de 245 metros de alto y una torre hotel un poco más baja. Los pisos inferiores de ambas torres se comunican entre sí y además albergan las instalaciones del C.C. Takashimaya, el C.C.  Tower Plaza y la propia estación de Nagoya. En la torre hotel por supuesto hay un hotel, el Marriot, y en la torre de oficinas hay 30 pisos de oficinas que se alquilan hay restaurantes en los pisos 12 y 13 y claro, se ha pensado también en una superficie o plataforma de observación. Las Torres JR Central tuvieron este balcón de observación en el último piso de la Torre de Oficinas pero al día de hoy se ha convertido en un salón especial, el salón Panorama, donde funciona una cafetería, una sala de vinos, un salón de belleza y un coqueto spa, todo con la mejor vista de la ciudad de Nagoya. Entonces, si vas a Nagoya no te pierdas la oportunidad de beber un café; y comer algún dulce de la pastelería japonesa allá arriba.

 

MiDLAND SQUARE: Midland Square, oficialmente llamado Toyota-Mainichi Building, es un rascacielos situado en el distrito de Meieki Nakamura-ku, Nagoya, Japón. Abrió sus puertas a principios de 2007. Es el quinto edificio más alto de Japón tras Yokohama Landmark Tower, Rinku Gate Tower Building, Osaka Edificio World Trade Center y la Torre Midtown. Midland casas cuadradas oficinas de muchas empresas como Toyota Motor Corporation, Towa Real Estate y Mainichi Shimbun.

A 247m (810 pies), es ligeramente más alto que las cercanas torres JR Central. Midland Square cuenta con un centro comercial con 60 tiendas de marca, dos salas de exposiciones de automóviles y un cine. También tiene el récord de la plataforma de observación más alta al aire libre en Japón. También son destacables las inusuales doble suelo de los ascensores, que tienen sólo 40 segundos para llegar a la cima.

De aquí me interesa especialmente el mirador. Llamad SKY PROMENADE

 

SPIRAL TOWER: (モード学園スパイラルタワーズ, Mōdo gakuen supairaru tawāzu) es una instalación educativa de 170 metros (558 pies) ubicada en Nakamura-ku, Nagoya, Aichi, Japón. El edificio alberga a tres escuelas de formación profesional: Nagoya Modo Gakuen, HAL y Nagoya Nagoya Isen. Fue construido del año 2005 al 2008, cuenta con 36 pisos superiores y 3 subterraneos, el arquitecto fue Nikken Sekkei.

Visita solo fotográfica desde el exterior. Cuando nos cansemos de estos sitios volvemos al hotel.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: