Crónica CoPóN: Seúl, siguiendo el arroyo.

Aunque este era nuestro segundo día en la capital de Corea del Sur este sería nuestro primer día de ruta ya que el anterior se consumió en el aterrizaje, acomodarnos en el hotel y dar un pequeño paseo por los alrededores para cenar. Así que todo seguía siendo nuevo, por ejemplo  esa mañana tuvimos nuestro primer contacto con el metro de Seúl.
SONY DSC

Para empezar nos resultó curioso que la mayoría de las estaciones tienen el acceso a las vías completamente cerrado con un muro con puertas que se abren solo para la llegada del metro. Otro punto a favor es que los nombres de las paradas están numeradas y con sus nombres romanizados, por lo que nos ayuda mucho a orientarnos a los occidentales. Eso si, será porque coincidió en la semana entera que estuve por allí, pero me dio la sensación de que los trenes tardaban más en pasar que en otros sitios y que por lo tanto solían llegar bastante llenos, era complicado sentarse.

SONY DSC

 

Nuestro primer destino en metro era la parada Gwanghwamun de la línea 5, desde donde partiríamos para poder visitar el palacio Gyeonghuigung, el primer POI (punto de interés) de nuestra ruta del arroyo. Tras salir de la estación esta curiosa figura pegada al lateral de un rascacielos nos sorprendió, a día de hoy no se lo que dice ¿alguien me lo traduce? Si os fijáis en la foto de abajo veréis que hay un café, no es que sea algo especial, es que en la fecha de nuestra visita Seúl estaba plagada de cafés, cafeterías por todas partes y de todas las marcas posibles, tantas que no entiendo como pueden mantenerse.

SONY DSC

 

Tras el consiguiente paseo conseguimos llegar al primer palacio de la ruta. Antes del palacio hay un pequeño parque presidido por esta hermosa puerta,

SONY DSC

Los colores en los adornos de los techos de los templos son muy vivos y variados, contrastan mucho con lo que solemos ver en Japón, acercándose más a lo que puedes encontrar en otros paises asiáticos.SONY DSC

 

La entrada a este templo es completamente gratuita.

SONY DSC

 

La estructura del templo es de madera, pero hay múltiples tallas de piedra, hasta en los sitios más inesperados. Lo que si nos extrañó es que permitieran que la hierba creciera entre los adoquines del suelo y la escalera, daba cierta sensación de dejadez. Podéis observarlo en las fotos de abajo.

SONY DSC

 

Otra observación sorprendente es que pese a ser julio, un mes en temporada alta de turismo, el palacio estaba completamente desierto, podría haberme hecho una foto desnudo en medio de la plaza sin que nadie se hubiera dado cuenta, durante toda la visita no nos cruzamos con nadie, por lo que pude hacer las fotos con toda tranquilidad:

SONY DSC

SONY DSC SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC SONY DSC

SONY DSC

 

Tras salir de nuestro primer palacio comenzamos el paseo hacia el segundo, el Palacio Deoksugung, pero en ese trayecto pasamos al lado del museo de arte de Seúl, donde no se puede hacer fotos…

SONY DSC

 

… excepto en la zona exterior menos vigilada jejeje

SONY DSC

 

Tras un corto paseo que ya narro en la explicación de la ruta de este día, llegamos hasta Deoksugung, eso si en la esquina de esta puerta, en el edificio con ventanas rojas que se ve a la izquierda de la foto inferior, hay un puesto de smoothies de fruta natural alucinantemente buenos y refrescantes, hechos delante tuyo. Aunque el día nos acompañó con una capa de nubes que impidió que el sol nos cociera vivos no dejaba de ser el mes de julio y hay que hidratarse constántemente.

SONY DSC

 

Este palacio no es gratuito, en la foto de abajo podéis ver la taquilla con toda la información en coreano e inglés. Eso si, el precio es simbólico.

SONY DSC

 

No se si será por la entrada, pero me dio la sensación de que este palacio estaba mucho mejor cuidado que el anterior.

SONY DSC

 

Además estaba mejor conservado y se puede ver el interior de muchas de las salas.

SONY DSC

 

Pues si, en este palacio encontramos gente, algún grupo de turistas y grupos de estudiantes, pero de forma muy dispersa. Los turistas casi todos asiáticos, en algunas zonas de Seúl aún es posible sentirte observado por ser occidental.

SONY DSC

 

Repito, que ricos los smoothies de fruta de Seúl, y que baratos… ojalá los vendieran a ese precio en Japón y en España.

SONY DSC

 

Deoksugung es más grande y variado que Gyeonghuigung, lleno de rincones preciosos:

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

 

Eso si, no deja de ser curioso el contraste de la belleza de la antigüedad rodeada de modernos rascacielos.

SONY DSC

 

Dentro del mismo reciento del palacio hay otro museo de arte (en este caso japonés) situado en el Seokjojeon, este en particular no lo visitamos y sinceramente, el estilo occidental del edificio rompe la armonía del conjunto.

SONY DSC

 

La estrella de la visita a este palacio es poder contemplar el cambio de guardia, un evento colorido y muy ruidoso que no hay que perderse:

SONY DSC
SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

El director del grupo, o al menos el que interpretaba ese papel, es un hombre muy agradable y no pone pegas a la hora de hacerse una foto contigo. El traje es increíble.

SONY DSC

Una vez visto el cambio de guardia de las 11:00 cruzamos hacia la Plaza de Seúl, rodeada de rascacielos y donde se encuentra entre otras cosas el ayuntamiento de la ciudad (no es la foto de abajo).

SONY DSC

 

Teniendo en cuenta que era verano daban ganas de meterse en la fuente de la plaza.

SONY DSC

 

Los jardines de la plaza estaban profusamente adornados con una gran variedad de flores, todas muy cuidadas y dando lo mejor de sí.

SONY DSC

 

Enormes rascacielos por todas partes, esa valla que veis abajo es parte de la remodelación del Ayuntamiento.

SONY DSC

 

Siguiendo la valla nos encontramos con el Maestro Duende Tortuga que estaba de vacaciones en la ciudad.

SONY DSC

 

Y este curioso personaje nos da la bienvenida al comienzo del arroyo que da nombre a la ruta que seguimos.

SONY DSC

 

El arroyo Chunggyecheon fue una autopista elevada en otros tiempos que ha sido reconstruido como un arroyo ecológico.

SONY DSC

 

Es un refrescante paseo en el corazón de la ciudad, rodeado de tiendas y restaurantes. En su interior más de una foto interesante:

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

Muchos de los puentes de la ciudad tenían un codigo QR que al leerlo con tu smartphone te ofrecen información. Una integración genial de la tecnología.

SONY DSC

 

El agua del arroyo esta muuuuuuuuuuy fresquita y se agradece un montón.

SONY DSC

 

Una de las paradas que aconsejo en un lado del arroyo es la oficina de turismo de Corea del Sur.

SONY DSC

 

Aquí podemos encontrar mapas, guías, consejos y tiendas de souvenirs muy curiosas.

SONY DSC

 

En Corea del Sur le dan mucha importancia a su elenco de cantante y actrices nacionales.

SONY DSC

 

Y al norte de la oficina de la KTO (al otro lado del arroyo) hay una ingente cantidad de restaurantes, y entre ellos mi favorito ICHIBANYA COCO’S CURRY!!!!!

SONY DSC

 

Esto es lo que yo llamo cara de felicidad, los que seguís nuestro podcast sabéis que adoro esta franquicia.

SONY DSC

 

Se que es la típica foto de un rascacielos, pero es que jamás dejarán de sorprenderme estas enormes moles.

SONY DSC

 

Y así, bien comidos, continuamos por el arroyo pasando por la calle de las ferreterías, porque amigos, en Seúl hay avenidas enteras dedicadas a un tipo de tienda exclusivamente.

SONY DSC

 

Y nuestra ruta por el arroyo termina en la puerta Dongdaemun, una postal típica muy representativa de Seúl. Un amable policía de tráfico nos hizo esta foto.

SONY DSC

 

Y cómo no, tocaba parada en una de las múltiples cafeterías para tomarnos un delicioso frappé helado.

IMG_1053

 

En los alrededores de la puerta Dongdaemun hay múltiples centros comerciales, tal y como explico en la ruta del día. Por lo que allí terminamos el día y me niego a aburriros con fotos de compras.

IMG_1058

Bueno, esta sí, PORORO!!!
IMG_1055

Y para terminar el día entramos en un FRIDAY’S…   !los platos eran monstruosos y sabrosos!

IMG_1060

 

Y cansados por el pateo y las compras regresamos al hotel tras un maravilloso y variado día en Seúl.

 

 

4 Replies to “Crónica CoPóN: Seúl, siguiendo el arroyo.”

  1. Llego tarde pero te voy a traducir el cartelito, que tiene su miga…

    Lo de arriba significa literalmente “operación para terminar con los acarreadores de pan”, que se refiere a los chicos abusones que obligan a sus compañeros de clase a irles a comprar la merienda.

    La parte roja de abajo anuncia el equipo de la policía que se encarga de la violencia escolar, son el número de teléfono.

  2. Hola,

    Buscando información sobre Seúl me encontré con tu blog. Es la primera entrada que leo, pero seguiré con las demás, ya que tengo muchas ganas de visitar ese hermoso país algún día. Espero sacar algunos consejos de tu blog para cuando haga mi viaje…Gracias por dejar un rastro de tu viaje en la red. 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *