Crónica CoPóN: Seúl, Ruta de los palacios.

Hoy voy a mostraros como nos fue recorriendo la ruta de los palacios de Seúl siguiendo con las crónicas de nuestro viaje por Corea del Sur.

SONY DSC

Como estaba programado nos levantamos temprano y nos encajamos en la estación  Gyeongbokgung donde nos recibieron estas curiosas estatuas. ¿Qué es eso que tiene el caballo en el culo?

SONY DSC

 

Y es que esta estación nos deja al lado del palacio del mismo nombre también conocido como palacio del norte, aquí podéis ver una de las puertas de acceso al recinto.

SONY DSC

 

Aunque para puerta imponente la principal, Gwanghwamun.

SONY DSC

 

En diferentes puntos del palacio encontramos estas curiosas estatuas.

SONY DSC

 

De los diferentes palacios que visitamos esa mañana este era el más concurrido, pero los visitantes eran todos asiáticos. Pero más concurrido en comparación ya que realmente había muy poca gente en la enorme extensión del palacio.

SONY DSC

 

Las policromías de los tejados seguían llamando nuestra atención acostumbrados a los templos, santuarios y palacios japoneses algo más sobrios.

SONY DSC

 

La prueba de que no mucha gente debe visitar estos sitios es la vegetación que sale en las juntas de las piedras del suelo, que normalmente desaparece cuando hay muchos transeuntes.

SONY DSC

 

Aquí podéis ver una foto del salón del trono del edificio principal.

SONY DSC

 

Como ya he dicho el palacio Gyeongbokgung ocupa una extensión de terreno importante y tiene muchos recovecos interesantes donde salen fotos resultonas:

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

Cerca, hacia el este,  se puede ver esta hermosa pagoda de 5 pisos encima de una colina. Obviamente nos acercamos a cotillear.

SONY DSC

 

En la base de la pagoda podemos encontrar una pequeña plaza con los 12 símbolos del zodiaco chino. Por cierto este parque estaba más concurrido, quizás sería una hora más propicia.

SONY DSC

 

La pagoda es preciosa y se muestra imponente desde lo alto.

SONY DSC

 

En la zona este del palacio también encontramos esta curiosísima reproducción de un poblado anclado en el tiempo.

SONY DSC

 

Este poblado es parte del museo nacional folclórico y os lo recomiendo.

SONY DSC

 

Ya que estábamos allí pues entramos a ver el interior de dicho museo.

SONY DSC

 

El museo vale la pena, allí nos enteramos, por ejemplo, que estás dos figuras tradicionales japonesas se colocan en las casas una enfrente de la otra. Una te protege de los peligros naturales que vienen del cielo, la otra de los que provienen de la tierra.

SONY DSC

 

En el museo podéis ver objetos cotidianos de diferentes épocas de la historia coreana.

SONY DSC

 

Muy interesante la sección de trajes regionales reproducidos en estos pequeños muñecos que representaban diferentes tipos de situaciones, profesiones, etc.

SONY DSC

 

Particularmente la zona que más me gusto fue la exposición de máscaras tradicionales…. ¡me encantas!

SONY DSC

 

En la parte exterior del museo se conservan enormes símbolos fálicos y sexuales de épocas remotas. La típica foto no podía faltar.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

De nuevo los totems protectores.

SONY DSC

 

Tras esta increíble visita, que repito que no debéis perderos si visitáis Seúl, nos adentramos en el precioso barrio de Bukchon que colinda con el palacio por su zona este. Este barrio está repleto de casas que conservan el encanto de otras épocas:

SONY DSC

 

Al ver esta cafetería (con wifi gratis) no aguantamos la tentación de cafetear un poco. Ya os voy avisando que Seúl está repleto de cafeterías, es algo increible (al menos cuando yo estuve).

SONY DSC

 

Un cafelito y a revisar nuestra inseparable guía.

IMG_1069

SONY DSC

 

Tras dar una vuelta por el barrio conseguimos llegar al siguiente palacio de nuestra lista, el palacio Changdeokgung.

SONY DSC

 

Este palacio es más sobrio y pequeño. También cuenta con un enorme patio central

SONY DSC

 

Tras las fotos de rigor dejamos el recinto, me niego a decir que no vale la pena visitar este palacio, pero habiendo estado en el anterior este no aporta gran cosa a nuestra visita, por lo que si tenéis prisa podéis eliminarlo de la ruta del día.

SONY DSC

 

En el mismo interior del palacio, hacia el este desde el recinto principal, encontramos un acceso al siguiente palacio sin tener que salir. De esta forma llegamos al palacio Changgyeonggung.

SONY DSC

SONY DSC

 

Este palacio tiene un encanto especial y me encanta como está rodeado de naturaleza teniendo en cuenta que estamos dentro de una de las grandes metrópolis del planeta.

SONY DSC

 

El paseo por su interior es encantador, da gusto perderse por sus rincones e ir cambiando de recinto. Cada esquina es fotogénica, es una auténtica maravilla.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

Eso si, hay zonas con unas escaleras no aptas para todos los gemelos.

SONY DSC

SONY DSC

 

Si os fijáis en las fotos podéis ver que en muchos de los recintos del palacio estábamos sorprendentemente SOLOS. Nadie a nuestro alrededor, solamente algún otro visitantes esporádico.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

¡¡¡Eoooo, la del parasol, que estamos aquí!!!!!

SONY DSC

 

Salimos del recinto Changgyeonggung por el sur con muy buen sabor de boca así que este es otro palacio que os recomiendo visitar sin duda alguna.

SONY DSC

 

Tras estas visitas se hizo la hora de comer. Es curioso pero en esta parte de Seúl era imposible encontrar ninguna franquicia internacional de comida así que entramos en un restaurante local donde decidimos probar la famosa barbacoa coreana… aunque por si acaso pedimos una pizza aparte.

SONY DSC

 

Los gustos gastronómicos son muy subjetivos y cada uno tiene sus gustos, pero al menos respecto a la barbacoa de este restaurante en particular… HICIMOS BIEN EN PEDIR LA PIZZA. La carne estaba adobada y sabía muy fuerte, no era de nuestro gusto. No podía faltar el tarro con picante… y es que Corea del Sur huele a Kimchi.

SONY DSC

 

Nunca dejarán de llamarme la atención como aprovechan el espacio los parkings automatizados. Este lo encontramos en el camino hacia nuestro siguiente palacio del día.

SONY DSC

 

El palacio Unhyeongung.

SONY DSC

 

Aunque la entrada es mucho más barata que los anteriores (prácticamente simbólica) a mi parecer está mucho mejor preparado para la visita del turista. Todo está perfectamente señalado y con paneles explicativos en coreano e inglés.

SONY DSC

SONY DSC

 

Además encontramos maniquís vestidos con ropas tradicionales representando momentos históricos o realizando labores de la época.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

Una de las particularidades de este palacio es que puedes vestirte con ropas tradicionales para pasarte por el recinto y hacerte fotos.

SONY DSC

SONY DSC

 

Y tras un paseo nos situamos en el siguiente punto de la ruta. El Templo Jogyesa.

SONY DSC

 

Los alrededores del templo están repletos de tiendas destinadas a los monjes, a los peregrinos y a los caligrafistas. En Seúl las tiendas se agrupan por zonas como si fueran gremios, por lo que aquí encontramos las tiendas que tienen relación con el budismo. Es una buena zona para comprar souvenirs.

SONY DSC

SONY DSC

 

El interior del recinto principal es precioso, iluminado con centenares de lamparas de papel.

SONY DSC

 

El exterior del templo principal podemos ver grandes paneles pintados a mano que representan diferentes momentos de la vida de Buda.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

Dentro del recinto del templo hay una tienda donde encontré los mejores precios, por ejemplo anillos de acero, pulseras, incienso, etc.

SONY DSC

 

Y para terminar este día tan histórico cambiaremos de tercio para visitar el barrio de Insadong.

SONY DSC

 

Ir de compras en y alrededor de Insadong es una experiencia verdaderamente única, y una muy diferente de la de las congestionadas áreas vecinas de Namdaemun, Dongdaemun y Myeong-dong.

SONY DSC

 

Lejos están las parpadeantes luces de neón, los abundantes puestos y los prominentes grandes almacenes, en favor de las tiendas más tranquilas y acogedoras, mucho más tradicionales en el diseño.

SONY DSC

 

Para terminar la tarde nos dirigimos al impresionante rascacielos Jogno Tower.

SONY DSC

 

Visitando su interior coincidimos con esta simpática pareja valenciana con la que estuvimos intercambiando impresiones sobre la ciudad. Un saludo desde aquí.

SONY DSC

SONY DSC

 

Si visitáis la torre no olvidéis entrar en los baños, las vistas son impresionantes.

IMG_1071

 

Lo poco que quedaba del día lo usamos para perdernos sin ruta por Myeongdong, comprando chorradas de forma relajada y sin cámara por lo que aquí termina la crónica de la ruta de los palacios.  Dentro de poco… más.

 

2 Replies to “Crónica CoPóN: Seúl, Ruta de los palacios.”

  1. Qué recuerdos de todo. Yo también lo vi con poca gente aunque juzgando tus fotos parece que en invierno iba más gente.
    El dragón es tu signo?
    Al museo ese no entré, no soy mucho de museos y más teniendo lo que hay fuera al aire libre y gratis.
    Espero que viérais bastante Bukchon, hay calles más bonitas que la que has colgado (aunque había que subir una buena pendiente o unas escaleras peores que la que has puesto en una foto xD).
    El mundo de las cafeterías coreanas es increible, solo por eso echo de menos no estar allí, poder tomar un cappuccino mientras ves la vida pasar observando a los demás.
    Yo fui a comer algo como un ramen siguiendo la calle que está delante de los 2 templos unidos entre sí, más hacia el este. Era mi foto de presentación que pusiste en el portal al principio.
    Debido a ello quizá fue que me perdí el último palacio, el más preparado. Y luego cuando estuve con Aless, ibamos a ir pero me pegó el malestar aquel que hizo que fuéramos al hospital en su lugar.
    Y el templo tampoco lo vi, sabía donde estaba en el mapa pero como había que desviarse de insadong y no había nada más interesante en la zona, pues como que pasé.
    Y las vistas de los baños de la torre no los conocía y no creí que vería unos baños mejores que los de la torre N.
    En resumen, un día muy cargadito.

    1. Cuando digo que no conocía las vistas de los baños de la torre Jogno, me refiero a en aquel entonces, que no tenía información de la torre y subí por curiosidad y por curiosidad me metí en los baños y fue toda una sorpresa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *