Especial: HIPOCONDRÍACOS

Especial: HIPOCONDRÍACOS

En este post voy a tratar el tema de los medicamentos en tu viaje a Japón. Siendo este un tema con cierta controversia quiero dejar claro que esta es mi opinión, que no soy médico, y que con ello no estoy aconsejando a nadie que haga lo mismo, lo recomendable es que cada uno consulte a su médico de cabecera antes de realizar un viaje tan largo como este, para que os den las recetas pertinentes de lo que podáis necesitar. Bien, después de escribir este pequeño “disclaimer” entremos en materia.

Aunque no lo parezca, sobre el tema de que medicamentos llevarnos puedes encontrar tantas opiniones como personas/foros/blogs consultes. Encontrarás desde la opinión radical del que no se lleva nada porque “si no lo necesitas en tu día a día porque lo vas a necesitar allí“, hasta el que se lleva la mochila cargada. En mi opinión ambas posturas están equivocadas, la primera es errónea de base, no puedes comparar tu día a día con lo que realizas en Japón. En tu cotidaneidad no te dedicas a pegarte pateadas kilométricas a diario durante tantos días, ni estás expuesto a los mismo agentes ambientales (insectos, clima, comidas, enfermedades), ni empiezas metiéndote un vuelo de ventitantas horas… y cualquiera de estas cosas puede estropearte un viaje que llevas mucho tiempo preparando y mucho dinero invertido. Pero tampoco es cuestión de invertir mucho de nuestros preciados kilogramos de equipaje en estos productos.

Así que combinando mi experiencia allí con lo recogido en otros sitios yo personalmente llevare productos similares a los que indico abajo, e iré preparado para las situaciones que describo:


AMPOLLAS EN LOS PIES:

Una ampolla es una burbuja de pared delgada y llena de líquido en la piel. Una ampolla empieza como una zona irritada, un área que genera molestias en la piel, y que se siente como si se hubiera frotado demasiado. Si se le hace caso omiso, la zona irritada evolucionará hacia una ampolla. La causa más frecuente de ampollas es la fricción o la presión.

Usar calzado sin calcetines, o usar calzado demasiado apretado puede llevar a la formación de ampollas. Puedes presentar una ampolla en las plantas y en los dedos si estás haciendo trabajo que causa frotamiento.

Para prevenir la aparición:

  • Usa talco para los pies si puede que llueva.
  • Usa vaselina o un producto similar entre los dedos y en las zonas donde haya roce o posibilidad de ampollas.
  • Para días lluviosos, utiliza un calcetín delgado o liner bajo un calcetín grueso que elimine la humedad por acción capilar, que absorba la humedad.

Para tratar adecuadamente una ampolla:

  • Con la aguja hipodérmica desinfectada pinchar la ampolla y conseguir que drene bien hasta que se vacíe del todo. Pincharla significa atravesar sólamente la piel por uno o dos puntos. NUNCA cortar la piel, que va a servir de protección a la zona lesionada.
  • Desinfectar cuidadosamente la zona.
  • Poner una tirita cuidando de que se acople bien, recortándola si es preciso.
  • Cuando se termine la jornada, debe levantarse esta cura y, después de lavados los pies y secados minuciosamente, se procederá de la misma forma que hemos descrito, volviendo a pinchar la ampolla si se hubiera vuelto a formar.
  • Al día siguiente, antes de comenzar la marcha, se procederá a hacer una nueva cura.


INSECTOS:

Considerando que se trata de un país húmedo y cálido, con cantidad de fuentes de agua estanca (los mismos arrozales, que los hay por todas partes), los mosquitos de Japón (y en general todos los insectos) son de tamaño XXL. Allí no te pican: te bajan los pantalones y directamente te violan. Un lugar especialmente peligroso es Fushimi Inari, en Kyoto. Para las visitas de templos como este, con cierta vegetación alrededor, os aconsejo ir con pantalón largo, haga el calor que haga.

Escarmentado del año anterior, esta vez llevaré un repelente de mosquitos. Pero en los hoteles, a pesar de las mosquiteras, también nos picaron. Y el dolor y el picor que causa es muy muy molesto. Si váis a Japón entre Abril y Octubre, tan importante como el cepillo de dientes es un buen repelente contra mosquitos.

Además de nuestros voladores amigos hay otros que pueden utilizarnos como buffet libre o diana: arañas, avispas del tamaño de hamsters y si te hospedas en un hotel barato siempre existe la posibilidad de CHINCHES.

Sea como sea añadimos a la lista (al final del post) el repelente y por si este no funciona algo con amoniaco para las picaduras.



CANSANCIO MUSCULAR:

Si quieres aprovechar tu viaje este será de los de levantarse temprano y no volver al hotel hasta la hora de acostarse. Andes más o menos, tantas horas de pie, viendo cosas son una prueba de fuego para tus piernas. Los primeros días, ante la excitación que supone  estar visitando aquello que deseabas ver, no lo notaras, pero esa carga se va acumulando, hasta que llega el punto que no puedes más. Pudiendo perder un día de tu precioso planning, o teniendo que parar a mitad del día y volver al hotel.

Para evitar esto, buena parte está en el planning. Combinar mañanas de visitas y pateadas, con tranquilas tardes de compras y cafeterias. Aprovechar las jornadas en tren para descansar. Plantearos el incluir alguna jornada, a mitad del viaje, en un onsen.

Pese a todo, algo que ayuda y bastante, es después de una buena ducha masajearse las piernas y los pies con algún gel frío.


ESTOMAGO:

Uno de los problemas que pueden surgir en los viajes son los desórdenes intestinales, que cursan en estreñimiento o diarrea. Ambas situaciones pueden ser debidas a los cambios de aguas o de la alimentación. Y allí la alimentación es muy diferente a la nuestra, amén de variada. Así que no es malo incluir algo que combata estas situaciones.


Las arribas mencionadas son algunas de las situaciones más comunes (mucho más comunes de lo que os imagináis), aparte hay otras. Con todo ello voy a realizar una lista con lo que me llevaré a mi próxima visita al país. Tened en cuenta que no pienso llevarme una caja de cada, solo algún blister, para que en general, todo no me ocupe más de un neceser. Este neceser facturarlo en la maleta:

  • Para repeler los insectos – Goibi Extreme Antimosquitos Tropical Loción 75ml.
  • Para tratar las picaduras – Afterbite o similar.
  • Para el cansancio de piernas – Gel Frío para Piernas marca Día.
  • Para dolores en general, golpes – Ibuprofeno 600 mg.
  • Para fiebre –  Paracetamol
  • Para heridas – Betadine, gasas, tiritas, agujas.
  • Para diarrea – Fortasec o similar (no olvides hidratarte mucho).
  • Para el estreñimiento – Micralax o similar (recuerda que no hay que abusar de los laxantes)
  • Para las rozaduras – Nivea
  • Aspirinas (aunque hay opiniones en contra, a mi me funcionan muy bien para evitar la hinchazón de las piernas en el viaje). Consultar este post.

Y a riesgo de ser repetitivo, CONSULTAR A VUESTRO MÉDICO DE CABECERA ya que lo ideal es llevar estas cosas con sus respectivas recetas.

 

One Reply to “Especial: HIPOCONDRÍACOS”

  1. MUY INTERESANTE, tu lista de remedios para viajeros.
    a veces uno tiene contratiempos y no sabe con que nombre adquirir los remedios lejos de la ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: